Ejercicio Físico y Enfermedad de Alzheimer.

Ejercicio Físico en la Edad Adulta, Envejecimiento.



Como se ha señalado, las experiencias positivas en la vida temprana o los factores del estilo de vida, como el ejercicio físico, se han asociado con la resiliencia en la vejez, lo que sugiere que el ejercicio regular puede generar protección cerebral por medio de la reserva. Para las personas adultas, de mediana edad o ancianas, se reconoce con frecuencia que el ejercicio físico ralentiza el deterioro cognitivo y protege contra las consecuencias de eventos estresantes. Por ejemplo, la práctica de ejercicio físico en la mediana edad (entre los 25 y los 50 años) pudo reducir la posibilidad de demencia en adultos mayores ( Andel et al., 2008 ) y mejorar la cognición, principalmente para los procesos de control ejecutivo ( Colcombe y Kramer, 2003 ).

Los pacientes con enfermedad de Alzheimer (EA) con baja reserva cognitiva presentaron más déficits en pruebas neuropsicológicas como memoria, atención y lenguaje que los pacientes con alta reserva cognitiva. La educación superior, el mayor desempeño profesional, la actividad fisica y las actividades lúdicas fueron factores que contribuyeron a la reserva cognitiva.


Los individuos ≥40 años con mejores niveles de actividad física presentaban menor riesgo de deterioro cognitivo y demencia ( Blondell et al., 2014 ). Una investigación de Hamer y Chida (2009) utilizando un metanálisis de estudios prospectivos se encontró que la actividad física habitual podía reducir en un 28 % y un 45 % el riesgo de demencia y el riesgo de EA, respectivamente. En un metaanálisis más reciente, la duración del ejercicio de 45 a 60 min por sesión y de intensidad moderada o vigorosa se asoció con una mejora en la función cognitiva en sujetos mayores de 50 años ( Northey et al., 2018 ). Dado que la edad es el principal factor de riesgo para la demencia, particularmente la enfermedad de Alzheimer, la actividad física/deportiva sostenida se ha asociado con una menor incidencia de EA y, por lo tanto, con una mayor resiliencia frente al desarrollo de EA ( Rovio et al., 2005 ; Lautenschlager et al., 2008 ).

Los estudios han demostrado que el estrés psicológico y otros factores psicosociales como la depresión aumentan la vulnerabilidad a la EA ( Mejía et al., 2003 ; Aznar y Knudsen, 2011 ; Yuede et al., 2018 ) y el ejercicio físico regular juega un papel importante en el manejo del estrés y aumenta resistencia a los trastornos relacionados con el estrés ( Tsatsoulis y Fountoulakis, 2006 ). Aunque los estudios han examinado los efectos del estrés o el ejercicio físico en la EA de forma independiente, es necesario explorar mejor la interacción del estrés y el ejercicio. Con este fin, una revisión de Yuede et al. (2018) informaron hallazgos atractivos de estudios preclínicos sobre esta interfaz.

La EA también se ha asociado con la aparición de enfermedad cerebrovascular y el ejercicio físico juega un papel positivo en esta condición ( Lange-Asschenfeldt y Kojda, 2008 ). El ejercicio físico de intensidad moderada aumenta la sangre cerebral en humanos ( Braz y Fisher, 2016 ), lo que podría minimizar los efectos de la hipoperfusión en la EA. Hipótesis de Nation et al. (2011) se han formulado sobre el impacto del ejercicio y el estrés en el sistema cerebrovascular con mayor riesgo de desarrollar EA, destacando las estrategias preventivas para esta enfermedad.

Además del efecto preventivo descrito anteriormente, se ha demostrado que la actividad física/ejercicio promueve beneficios neurobiológicos para la patología cerebral, atenuando en consecuencia la disminución de la EA. Autores como Hoffmann et al. (2015) demostraron que un programa de ejercicio supervisado durante 16 semanas fue capaz de retrasar los síntomas neuropsiquiátricos en pacientes con EA leve. En una investigación posterior del mismo grupo de investigación, usando el mismo protocolo de ejercicio, se encontró una correlación positiva entre el volumen cortical frontal y las medidas de velocidad mental y atención ( Frederiksen et al., 2018 ). La aptitud cardiorrespiratoria, medida por el consumo máximo de oxígeno (VO2max), se ha asociado con la cognición ( Wendell et al., 2014) y esta evidencia también ha sido reportada en pacientes con EA ( Vidoni et al., 2012 ). En línea con esto, un estudio que analizó una medida directa de VO2max en pacientes con EA leve detectó una conexión positiva entre el pico de VO2, la cognición y los síntomas neuropsiquiátricos ( Sobol et al., 2018 ). En resumen, un número cada vez mayor de estudios ha reforzado el papel del ejercicio para minimizar la función cognitiva reducida en la EA ( Groot et al., 2016 ).


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo