Ejercicio Físico y Resiliencia Cerebral (parte 1)

Cada vez se presta más atención a la comprensión de la resiliencia de nuestro cerebro.


Entre los factores protectores para el desarrollo de la resiliencia, se ha considerado que la actividad física/ejercicio juega un papel importante. Se sabe que el ejercicio induce muchos efectos positivos en el cerebro. Como tal, el ejercicio representa una herramienta importante para influir en el desarrollo neurológico y moldear el cerebro adulto para que reaccione ante los desafíos de la vida, entre muchos efectos beneficiosos, la intervención del ejercicio se ha asociado con la mejora cognitiva y la resiliencia al estrés en humanos. Así, un número creciente de estudios han demostrado que el ejercicio no solo recupera o minimiza los déficits cognitivos al inducir una mejor neuroplasticidad y reserva cognitiva, sino que también contrarresta la patología cerebral. Esto se evidencia antes del inicio de la enfermedad o después de que se ha establecido. En este artículo, mi objetivo es presentar conceptos alentadores de la investigación neurocientífica vinculados a los posibles mecanismos biológicos que subyacen a los efectos beneficiosos del ejercicio físico sobre la resiliencia. En general, la literatura indica que la reserva cerebral/cognitiva acumulada por el ejercicio regular en varias etapas de la vida prepara al cerebro para ser más resistente al deterioro cognitivo y, en consecuencia, a la patología cerebral.


Introducción

Los eventos estresantes de la vida pueden tener un impacto considerable en la función y la estructura del cerebro, lo que resulta en el desarrollo de varios trastornos psiquiátricos ( Ludwig et al., 2018 ; Chow y Choi, 2019 ). Curiosamente, la mayoría de las personas no desarrollan tales enfermedades después de experimentar eventos estresantes de la vida y, por lo tanto, se cree que son resistentes. La resiliencia se define como la capacidad de adaptarse con éxito al estrés agudo, al trauma o a la adversidad crónica ( Russo et al., 2012 ). En este contexto, los investigadores han introducido el concepto de resiliencia cerebral, a menudo descrito como reserva cerebral o reserva cognitiva ( Medaglia et al., 2017).). La reserva cerebral está relacionada con las propiedades estructurales del cerebro (volumen cerebral, el número y tamaño de las neuronas, el grosor cortical) y la reserva cognitiva se refiere a un proceso en el que el cerebro hace frente a la patología cerebral. La reserva de cualquier tipo expresa una alteración en la función o estructura del cerebro que modifica las capacidades cognitivas y conductuales después de un daño cerebral (para una revisión, consulte Medaglia et al., 2017 ). Algunas estructuras cerebrales clave involucradas en la generación y regulación específicas de respuestas emocionales, cognitivas y conductuales a los factores estresantes incluyen la ínsula, el núcleo accumbens, la amígdala, el hipotálamo, el hipocampo, la corteza prefrontal medial y la corteza cingulada anterior ( Gupta et al., 2017).) y la desregulación en estos circuitos se ha relacionado con angustia emocional, ansiedad y trastornos del estado de ánimo ( Gupta et al., 2017 ; Iadipaolo et al., 2018 ).

Los cambios en estos circuitos neuronales afectan numerosos sistemas de neurotransmisores y vías moleculares. Entre ellos, las hormonas, los neuropéptidos, los sistemas de neurotransmisores y los factores neurotróficos están involucrados en las respuestas al estrés. Las alteraciones en sus funciones determinan la variabilidad individual en la resiliencia al estrés ( Feder et al., 2009 ; Russo et al., 2012 ). Por ejemplo, el estrés de los primeros años de vida se ha relacionado con cambios duraderos en el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal, lo que da como resultado niveles crónicamente altos de hormona liberadora de corticotrofina y cortisol. Estos eventos generalmente conducen a cambios estructurales en regiones del cerebro como el hipocampo y la amígdala ( McEwen y Milner, 2007 ).). El estrés también induce la liberación de noradrenalina y serotonina en varias áreas del cerebro asociadas a trastornos de ansiedad y regulación del estado de ánimo, y dopamina en respuesta a estímulos aversivos o gratificantes. Así, considerando la participación de las neurotrofinas en la regulación de diferentes formas de comportamiento normal y patológico, juegan un papel fundamental en la resiliencia al estrés crónico ( Taliaz et al., 2011 ; Rothman y Mattson, 2013 ). Se sugieren cambios adaptativos positivos en estos sistemas para promover la resiliencia ( Feder et al., 2009 ). En este sentido, se han utilizado estrategias de afrontamiento adaptativo en situaciones estresantes, como el entrenamiento con neurofeedback, para reducir los síntomas depresivos y mejorar la regulación emocional ( Keynan et al., 2019) y se ha evidenciado una relación entre la red funcional en reposo y la resiliencia ( Paban et al., 2019 ).


La resiliencia o vulnerabilidad del cerebro después de un factor estresante está influenciada por la diferencia innata (determinada genéticamente) y las experiencias o exposiciones de un individuo a lo largo de la vida (educación, ocupación, participación en actividades físicas/deportivas o actividades sociales) ( Stern et al., 2018 ). Por lo tanto, la interacción entre la predisposición genética y los factores del estilo de vida tiene un papel fundamental en la determinación de la resiliencia a los trastornos cerebrales ( Walhovd et al., 2019). La variación genética, las alteraciones resultantes en los sistemas de neurotransmisores han sido de particular interés para la resiliencia del cerebro. Las posibles diferencias entre individuos reflejan la interacción entre la predisposición genética, las experiencias tempranas de la vida y las experiencias a lo largo de la vida. En consecuencia, los estímulos ambientales durante el período temprano de la vida pueden ejercer efectos destacados sobre el riesgo de trastornos neurológicos ( Lesuis et al., 2018 ).

La literatura ha demostrado claramente que un estilo de vida activo está inversamente asociado con problemas de salud relacionados con el estrés que resultan en el desarrollo de enfermedades crónicas ( Deuster and Silverman, 2013 ; Clark et al., 2019 ). Por lo tanto, los comportamientos saludables obtenidos a una edad temprana y mantenidos durante un largo período de vida pueden desarrollar la resiliencia del cerebro contra las enfermedades relacionadas con la edad ( Gale et al., 2012 ; McEwen, 2016 ; Lesuis et al., 2018 ).

Varios factores positivos clave que ocurren desde la niñez o la adolescencia hasta la edad adulta contribuyen a la resiliencia del cerebro ( Burt y Paysnick, 2012 ). Entre ellos, la actividad física/ejercicio tiene un papel importante. De hecho, en muchas publicaciones sobre resiliencia, un factor mencionado con frecuencia para promover la resiliencia es el ejercicio físico/aptitud física ( Wu et al., 2013 ; McEwen, 2016 ).). La influencia beneficiosa de la actividad/ejercicio físico sobre la resiliencia puede atribuirse en parte a la comprensión de que puede inducir mejoras fisiológicas y psicológicas positivas, proteger contra los efectos de eventos estresantes y prevenir o minimizar varias enfermedades neurológicas.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo