Buscar
  • Profesor Adolfo Resnik

Mitos del Ejercicio Físico.

Mito 1 al Mito 10.


Mito 1: Es necesario un buen estado físico para iniciar un programa de ejercicios físicos.

Los grandes deportistas obtuvieron sus triunfos a base de entrenamiento y una larga preparación. Nadie nace aprendido y nadie de la nada obtiene una buena condición física. No necesitas un buen estado físico para comenzar un programa de ejercicios físicos. Si bien hay que adecuar el entrenamiento a cada persona y sus particularidades, no tener un buen estado físico no es un impedimento para comenzar a ejercitarse. Lo importante al iniciar es tener el deseo de entrenar y ser constante. Como entrenador experimentado, puedo guiarte para avanzar progresivamente y adaptar tu cuerpo al entrenamiento de menor a mayor intensidad. Si eres principiante, siempre es necesario tener una Profesor que te oriente, en que es lo más saludable para tu estado físico actual. Con el tiempo y perseverancia, conseguirás tus objetivos.


Mito 2: Ejercitarse durante la noche altera el sueño.

Este es un falso mito. La práctica de actividad física ejerce un efecto relajante sobre el organismo y al mismo tiempo revitaliza. Por supuesto que no hablamos de excepciones, hay personas que tienen problemas para dormir y estos pueden tener sus orígenes en diferentes causas: el abuso de cafeína, preocupaciones personales, la ansiedad, los nervios, algunas veces la costumbre de desvelarse evita concebir el sueño temprano, en fin hay muchas posibles causas. Entrenar de manera moderada y saludable, puede incluso mejorar el sueño pues tu cuerpo se cansa y debe descansar para reponerse. Conciliar el sueño luego de ejercitar no tiene porque ofrecer dificultades después de un entrenamiento.


Mito 3: Es conviene entrenar sin calzado.

Este mito lo he escuchado muy pocas veces. Entrenarse desclaso no ayudara en nada a tus músculos, pero me parece importante aclarar que es fundamental la utilización de un calzado cómodo y que permita los movimientos durante la actividad física y ofrezca un buen punto de apoyo, esto previene las lesiones y problemas en las articulaciones. Sin embargo, hay disciplinas en las que sólo se realizan los ejercicios estando descalzo, pero esto se debe a otras cuestiones que exceden los criterios del entrenamiento físico tradicional, como ocurre en la natación, yoga y algunas artes marciales.


Mito 4: El levantamiento de pesas solo es para hombres no para mujeres.

Este es un mito muy antiguo y errado. Tanto hombres como mujeres pueden entrenar con pesas, el ejercicio en si no es exclusividad de un género, una raza o extracto social. Un pensamiento tan radical solo puede atribuirse a la falta de conocimientos académicos en fisiología del ejercicio. Si bien es cierto que el entrenamiento entre un hombre y una mujer no pude ser el mismo, incluso el entrenamiento de un hombre a otro pude ser muy variado, igual entre mujeres. Esto se debe no al género sino a la capacidad física de cada uno y a los objetivos que desea conseguir en su entrenamiento.

Mito 5: Las mujeres que hacen pesas se vuelven musculosas y pierden la feminidad.

Al igual que el mito anterior carece de sentido común, pero aunque parezca increíble muchas mujeres evitan entrenar con pesas creyendo erróneamente que se volverán extremadamente musculosas. Ciertamente existen mujeres con músculos muy bien definidos y con gran proporción, esto se debe al tipo de entrenamiento y alimentación que realizan, que está enfocado en el físico culturismo. Una mujer puede entrenarse con pesas en un gimnasio enfocándose en mejorar la condición física, trabajar de una forma moderada no te hará una persona con enormes músculos, aunque todo dependerá de la forma en la que entrenes. Por esta razón debes seguir las recomendaciones de tu Profesor. Por último el hecho de que una mujer tenga músculos enormes no quiere decir que deja de ser mujer y se convierta en hombre. La feminidad no se pierde levantando pesas.


Mito 6: Las mujeres deben entrenar en forma diferente de los hombres.

Este mito no está alejado del todo de la realidad, en el sentido que todos somos diferentes. Cada quien tiene limitaciones y habilidades; también influyen el carácter, la voluntad, la alimentación, el descanso, el tiempo que se tiene para entrenar, hasta el interés y la motivación. Cada persona es distinta en habilidad y limitantes por esta razón el entrenamiento debe personalizarse para mejorar el rendimiento.

Mito 7: Entrenar con pesas te hace impotente y estéril.

El levantar pesas no conlleva el riesgo de volverte estéril tan poco te hará impotente. Es cierto que las ayudas ergogénicas (anabólicos esteroides) utilizados sin asesoramiento y control medico por muchos usuarios, producen trastornos en la potencia y fertilidad masculina y femenina, pero son ese tipo de fármacos y no el entrenamiento con pesas lo que produce esos efectos. Debes de tener cuidado con los productos que consumes para mejorar tu rendimiento en el entrenamiento de pesas. La impotencia y la esterilidad se pueden producir si se utiliza, “insisto” inadecuadamente algunos productos y sin control periódico de la salud. Por el contrario, el entrenamiento intenso y breve puede estimular la producción de testosterona y el ejercicio a largo plazo regula la secreción de esta y otras hormonas.


Mito 8: Tus músculos se convierten en grasa cuando dejas de entrenar.

Esto lo dicta el sentido común, a mayor requerimiento energético, debes quemar más calorías y a la inversa. Esto es más que nada asunto de mala alimentación. Un músculo no se convierte en grasa al dejar de entrenarlo. Sin embargo, el principal responsable que aumente la grasa de tu cuerpo está en la alimentación, si comes grandes cantidades y consumes alimentos no sanos seguro dañara tu cuerpo. Es posible que tu forma de comer sea igual que cuando entrenabas y al dejar de entrenarte aumentaste de peso y esto es por el exceso de calorías acumuladas en forma de grasa. Debes tomar en cuenta que si no entrenas pierdes actitudes en cualquier actividad física o deporte. Los malos hábitos al comer, combinados con un metabolismo bajo debido a la inactividad y disminuir los estímulos de los entrenamientos de fuerza, conllevan a que pierdas masa muscular y acumules rápidamente masa adiposa, dando la impresión que el músculo se transforma en grasa, pero esto no es lo que sucede.


Mito 9: Un buen cuerpo sólo se consigue con anabólicos esteroides.

Lograr tener un buen cuerpo y mejorar la condición física se puede conseguir sin necesidad de utilizar anabólicos esteroides. Es cierto que el uso de estas drogas puede aumentar el tamaño de tu masa muscular, al igual que tu fuerza; pero no es recomendable ya que corres un gran riesgo de dañar la salud de tu cuerpo de manera irreversible. Lo que sí es un total engaño es pensar que solo con drogas conseguirás el cuerpo que deseas. Existen muchos atletas y deportistas recreativos, que han conseguidos grandes mejoras en sus rendimientos y estética corporal. Es cierto que es más difícil conseguir grandes niveles, pero realmente no necesitas drogas para tener un cuerpo bien formado, saludable y armonioso.


Mito 10: Entrenar con pesas te resta años de vida.

El ejercicio es una de las actividades que aumentan la calidad de vida de las personas, reduciendo las enfermedades, aumentando la autoestima y la motivación, libera de estrés y ansiedad. La mayoría de los individuos que llevan hábitos de vida saludable del tipo: no fumar, no beber, respetar una dieta sana, dormir lo suficiente, hacer ejercicio físico regular, tienen una buena calidad de vida y disminuyen en gran medida la propensión a desarrollar enfermedades. Muchos adultos mayores se mantienen activos, lucidos y sanos gracias a que en su juventud adoptaron el entrenamiento personal y el deporte como parte de su vida.




3 vistas

Contacto:

+54 9 11 5183-6473

resnikadolfo@gmail.com

Buenos Aires, Argentina

CLASES ONLINE EN ESPAÑOL 

APTO PARA PAÍSES DE HABLA HISPANA

Adolfo Resnik © Todos los derechos reservados. Imágenes Freepik. Diseño y Comunicación eugenia@mignogna.com.ar